Menú

Licencia

Creative Commons License


La Castellana está licenciada bajo Creative Commons

Visitas


La Castellana
Revista digital bimensual
Poesía joven en español

Los derechos de los textos
y pinturas publicadas aquí
pertenecen a sus respectivos
autores.

Dirección y Selección
Víctor Salinas Rubio
vsalinas@e-absenta.com


 
7:48 AM


Jaume Vendrell
(España, 1976)


Y tú me vienes con eso de la poesía
Le hemos practicado la ablación
a un número indeterminado de aves,
mientras vierten la proteína de sus plumas
sobre esos prismáticos que ensalzan el volumen del tedio,
el vocablo prosaico de la envidia.

Ya no quedan huecos en nuestros cráneos
que regulen la ceguera, que sepan a ciencia cierta
que el destino del hombre,
no es tamizar lo que queda de materia
                                           en el vientre de una licuadora.

Fijaos,
las calles con el paladar alquitranado
se están atiborrando de esqueletos.
Con los cajones vacíos y a medio abrir, solicitan limosna
en el vértice apócrifo de las costillas.

Y tú me vienes con eso de la poesía,
y yo te digo que la misma yace en un estercolero
para ser rescatada por unas manos exhaustas de emociones.
Y no te das cuenta que la naturaleza sonríe
cuando el ser humano revienta la flema
contra el rectángulo de los sueños,
contra el triángulo automatizado del silencio,
mucho mas allá de la arcaica voz del mito
que se masturba en tu chistera...

Fracasos
"Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan en la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos."
De "Cajas", de Ángel Guinda...

Fracasos.

La ansiedad pende porque si,
de las ramas del fracaso.

Dependemos de los éxitos para cosechar fracasos.

Fracasa sin fisuras nuestro voto.

Abonados al fracaso, el noventa por ciento de los días,
fracasamos.

Un revés cada fracción de segundo;
un impulso en posición continua, tras las mejillas,
hacia el ósculo abrasivo del fracaso.

Quizá por no haber interpretado bien las lecturas,
por amputar las conexiones del autómata
que auto filtra el sonido en la empatía,
nos sentimos fracasados.

No haber utilizado
las palabras adecuadas en nuestros discursos,
podría ser la clave del fracaso.

Por muy terca que se ponga,
la existencia también fracasa
al no alcanzar la sangre su objetivo.

Se prolongan las pupilas,
la tensa línea del osciloscopio;

fracasa el silencio.

Fracasa el fracaso,
y cuando el mismo piensa en fracasos
se abre paso el recuerdo…
Visiones: 692 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email *:
Código *: